Las coronas de Isabel II Reina del Reino Unido

LAS CORONAS DE LA REINA ISABEL II

 

El fallecimiento de la Reina Isabel II nos deja con la pérdida de uno de los personajes más icónicos de nuestra época. Gran amante del estilo, la moda y los colores. Los accesorios y complementos siempre acompañaban sus looks en todas sus etapas. Y si hay algo que caracteriza a la realeza, eso son sin duda las Joyas de la Corona.

La Reina Isabel II tenía especial predilección por las coronas y las tiaras. Desde Gordillo Joyeros os hacemos un pequeño viaje por las coronas de la Reina.

¿Cuál es tu favorita?

Isabel II reina de Reino Unido con una corona Isabel II reina de Reino Unido con una corona

Corona Eduardo

Es la pieza más antigua de la colección de las coronas británicas. Datada del 1661 es una réplica de la corona de San Eduardo, rey de Inglaterra coronado en 1661.

Fue la elegida en la coronación de Isabel II. Posee una estructura de oro macizo y se encuentra engastada de topacios, rubís, amatistas, peridotos, espinelas, aguamarinas y turmalinas cortadas al espacio.

Tiene un recubrimiento de terciopelo y una cinta de armiño.

Isabel II reina de Reino Unido con la corona de San Eduardo Isabel II reina de Reino Unido con la corona de San Eduardo

Corona Imperial del Estado

Esta pieza de joyería posee casi 3000 diamantes entre otras piedras preciosas de gran valor. Al igual que la corona San Eduardo se encuentra en la Torre de Londres.

Algunas de las piedras que componen la corona albergan su propia historia, en ocasiones trágicas.
El zafiro de Eduardo el confesor se encuentra en el centro de la cruz que preside la corona. Este zafiro era parte de una sortija que fue enterrada con el rey y posteriormente exhumada y usada en la corona del rey Enrique.

Esta corona es también conocida por el rubí central que ostenta, llamado rubí del príncipe negro, perteneciente a un rey de Granada, Abu Sa’id.

Pero la piedra que se lleva todo el protagonismo es sin duda el diamante Cullinan, el diamante más grande jamás extraído hasta el momento y donado a Eduardo VII.

Debajo del rubí del príncipe negro, se encuentra el zafiro Steward, perteneciente al rey Alejandro II de Escocia. Su ubicación fue desplazada a la parte posterior para dejar espacio al Cullinan II.

Isabel II reina de Reino Unido con la corona imperial del estado Isabel II reina de Reino Unido con la corona imperial del estado

Diadema del Estado de Jorge IV

Adornada con 12.314 diamantes fue encargada por el rey Jorge IV en su coronación, rechazando así la tradicional Corona Imperial del Estado.

El monarca, apasionado por la moda, el estilo y el glamour, quería una nueva diadema para usarla sobre su gorra de terciopelo en la procesión que lo llevaría hasta el sitio de su coronación en la Abadía de Westminster en 1821.

Esta corona portada por Isabel II incluye un diamante de cuatro quilates amarillo que ocupa el lugar central. Dos hileras de perlas sostienen los motivos de los diamantes que representan los emblemas nacionales; un cardo, dos tréboles y una rosa.

Isabel II reina de Reino Unido y la reina Victoria con la corona de  Jorge IV Isabel II reina de Reino Unido y la reina Victoria con la corona de  Jorge IV

Tiara Fringe

Diseñada con 47 barras rígidas de diamantes, en alegoría a los flecos (fringe en inglés).

Usada en la boda de Isabel II donde dio lugar a la historia de su famosa maldición.

Minutos antes de encaminarse a la abadía de Westminster la joya familiar se rompió dejando desolada a la reina justo antes de casarse. La pericia del joyero real hizo que la corona fuera restaurada en tiempo record y este incidente no transcendiera.

La reiná declaró que desconocía que antes de ser tiara, había sido una gargantilla y tocó el broche que hacía de unión lo que hizo que la corona se desarmara.

Esta tiara fue usada por la princesa Beatriz en su boda en el 2020.

Beatriz de York con la corona fringe Beatriz de York con la corona fringe

Tiara Vladimir

Una de las piezas a la que la reina Isabel II recurría en numerosos actos, sacada de Rusia tras el asesinato del zar Nicolás II.

Perteneciente a la duquesa de Vladimir, última Romanov que escapó de Rusia y falleció en el 1920.

La corona se compone de aros entrelazados engastados de diamantes a los que en una restauración posterior se le añadieron 15 esmeraldas con un sistema en el que estas eran fácilmente intercambiables por perlas.

Isabel II reina de Reino Unido con la corona Vladimir Isabel II reina de Reino Unido con la corona Vladimir

Tiara Kokoshnik

Cuando un grupo de mujeres relacionadas con palacio preguntó a la Reina Alexandra de Dinamarca qué le gustaría recibir como regalo de aniversario de boda con el rey Eduardo VII ella respondió que una tiara con aires rusos, tan de moda en la época.

La corona recuerda a las vestimentas de las mujeres rusas, de ahí su nombre que significa “halo” en ruso.

A su fallecimiento fue heredada por la reina María, su nuera y cuando esta falleció pasó a formar parte del ajuar de Isabel II.

Una de las características más reseñables de esta tiara es su posibilidad de convertirla en collar de una manera sencilla. Las piezas de diamantes se encuentran atornilladas a lo largo de la base de la tiara.

Isabel II reina de Reino Unido con la tiara kokoshnik Isabel II reina de Reino Unido con la tiara kokoshnik

¿Conocías las coronas de la Reina Isabel II? ¿Cuál ha sido tu favorita?