Pendientes Clarice de oro amarillo, oro blanco y diamantes

SKU 121-018917

10.380,00 

Pendientes Clarice, realizados en oro amarillo y oro blanco de 18 quilates, con diamantes engastados de 2,18 ct y diamantes fancy de 3, 19 ct. La combinación de oro amarillo y blanco consigue un mayor color y brillo.

 

Descripción

Pendientes: un aporte de luz al rostro

Los pendientes aportan elegancia a cualquier atuendo, además son las joyas adecuadas si lo que se desea es realzar los rasgos faciales, aportándole luz al rostro. Estas piezas de alta joyería definen con estilo y distinción a cada persona, aportándoles elegancia y sofisticación. Además, pueden tener un significado emotivo, ya que pueden evocar momentos especiales o recordar seres queridos.

Existen diferentes tipos de pendientes, desde los más sencillos hasta los más elaborados, dotando a cada uno de ellos de un estilo diferente: clásico, moderno, vintage… Así, estas piezas pueden complementar cualquier atuendo, desde el más formal al más informal. Y siempre habrá un modelo para cada ocasión, ya sea especial o para el día a día.

En general, los pendientes transmiten una sensación de estilo y confianza, y pueden hacer sentir a las personas únicas y especiales. Al igual que otras joyas, los pendientes son una forma de expresión personal y pueden ser utilizados para representar la personalidad y estilo individual de quien los lleva.

La fascinación de los diamantes blancos

Los diamantes blancos son gemas únicas y fascinantes que se distinguen por su brillantez y transparencia. Al observarlos detenidamente, es posible apreciar su estructura cristalina, la cual refleja la luz de espectacular manera. A medida que se mueve, la piedra se transforma en un juego de luces y sombras que despierta una sensación de asombro y fascinación.

La sensación que transmite un diamante blanco es de pureza y elegancia, lo que lo convierte en un símbolo de distinción y refinamiento. Portarlo en una joya es un signo de estatus y buen gusto. Además, se asocia con el amor y la eternidad, lo que lo convierte en la elección perfecta para las joyas de compromiso y las bodas.

Su brillo y transparencia, así como su estructura cristalina, aportan un excepcional sentido de belleza y sofisticación a las joyas. Esta piedra preciosa, de alto valor y durabilidad, cautiva tan solo con su brillo y presencia.

Oro amarillo: lujo y elegancia

El oro amarillo es uno de los metales preciosos más populares y reconocidos en la joyería. Su color dorado brillante y cálido le da una sensación de riqueza y opulencia. También es conocido por su durabilidad y resistencia a la corrosión, lo que lo convierte en una elección popular para las joyas de uso diario.

La sensación que transmite el oro amarillo es de lujo y elegancia. Su color dorado y brillante sugiere una sensación de riqueza y opulencia, lo que los hace populares entre aquellos que buscan una joya refinada y atractiva. Además, el oro amarillo es conocido por su capacidad para retener su valor a lo largo del tiempo, lo que los convierte en una elección popular como inversión.

En general, el oro amarillo es un metal precioso y fascinante que transmite una sensación de lujo, elegancia y durabilidad. Su color dorado y brillante los hace refinados y atractivos, mientras que su capacidad para retener su valor los hace altamente valorados en la industria de la joyería y como inversión a largo plazo.

Pureza y elegancia con oro blanco

El oro blanco es un metal precioso muy utilizado en la joyería debido a su color blanco plateado y su brillo intenso. Su tonalidad le da una sensación de pureza y elegancia, transmitiendo sofisticación y clase.

La elección del oro blanco en una joya se debe a su tonalidad plateada que combina perfectamente con diamantes y otras piedras preciosas, lo que le da un aspecto elegante y sofisticado a la joya. Además, su brillo intenso refleja la luz de una manera hermosa. Por ello es una excelente opción para joyas que complementen el atuendo de celebración especial.

Otra razón para elegir el oro blanco en una joya es su durabilidad y resistencia a la corrosión porque este tipo de metal es duradero, no se desgasta fácilmente y mantiene su brillo y belleza durante mucho tiempo. Del mismo modo, su color plateado y brillo intenso lo hacen perfecto para las joyas que buscan un toque moderno y refinado.

¿Cómo mantener el valor de las joyas?

Las joyas de alta joyería son verdaderas obras de arte que requieren cuidado y mantenimiento para mantener su belleza y valor con el paso del tiempo. Es importante tener en cuenta que el cuidado adecuado de estas no sólo afecta su apariencia, sino también a su durabilidad.

Lo primero que se debe tener en cuenta es que las joyas no deben ser expuestas a productos químicos o sustancias abrasivas, ya que pueden dañar el metal y las piedras preciosas. Por lo tanto, es recomendable no llevarlas puestas en situaciones donde estén expuestas a productos de limpieza, perfumes o productos químicos.

Además, se recomienda guardar las joyas en un lugar seguro, como en un joyero o caja fuerte, para protegerlas de arañazos y golpes. Es importante mantenerlas limpias y secas para evitar la acumulación de polvo y suciedad.

Se recomienda limpiar las joyas de oro con un paño suave y un poco de agua tibia. Asimismo, hay que evitar el uso de cepillos duros o cualquier otro material que pueda rayar el oro.

De igual modo, es recomendable llevarlas a un joyero profesional si se le quiere dar un mantenimiento regular, ya que estos expertos pueden comprobar la seguridad de los engastes y los cierres, y reparar cualquier daño antes de que se convierta en un problema mayor.

Información Adicional

Gemas

Género

Metal

,