-
Movimiento
Color Esfera
Espere un momento...

Relojes Tissot

Referente en diseños y acabados

Aunque Tissot, que lanzó el primer reloj táctil hace 20 años, es reconocida por sus grandes embajadores dentro del mundo del deporte, hay un paralelismo entre la evolución de la moda y sus relojes femeninos desde que la marca empezara a diseñarlos en 1853. No obstante, la firma comenzó a asociarse con el mundo deportivo gracias al piloto Harry Zweifel, que siempre llevaba puesto su Tissot en las carreras.

Desde mitad de 1800, Tissot construye máquinas relojeras funcionales en las que no descuida su estilo único y exclusivo. En la actualidad, la marca hace uso de las últimas tecnologías del sector relojero en sus calibres mecánicos, haciendo que los acabados y diseños de sus relojes sean una referencia dentro de su rango. 

Primer reloj de pulsera antimagnético

La firma, que lanzó en 1930 el primer reloj de pulsera antimagnético del mundo para que los campos magnéticos de los nuevos objetos electrónicos no afectaran a los movimientos de sus relojes, tiene una amplia gama de colecciones tanto para caballero como para señora. 

Los relojes automáticos Powermatic 80 funcionan con la energía de su dueño, puesto que los movimientos de la muñeca activan el funcionamiento del mecanismo. Ofrecen una reserva de marcha de 80 horas, lo que garantiza su precisión aunque el reloj no se lleve durante tres días. Se trata de un rasgo distintivo con respecto a la competencia, que suele proponer reservas de marcha de un día y medio. 

Movimiento Swissmatic

Por otro lado, la marca puede presumir con el movimiento Swissmatic, toda una innovación en el sector de la relojería. En este caso, el Swissmatic brinda una reserva de marcha de 72 horas. 

Además, disponen de un movimiento cronógrafo automático resistente y de gama alta, el calibre ETA Valjoux. Fue diseñado en la década de 1970 y se ha continuado usando en todas las épocas, puesto que su fiabilidad y eficacia lo han convertido en uno de los movimientos imprescindibles del sector de la relojería. 

Precisión y resistencia extrema

Aunque parezca increíble, los relojes de Tissot son ahora más precisos que antes, ya que, igual que en la década de 1930, los campos magnéticos seguían ocupando la mente de los relojeros. Así, el silicio se convirtió en el nuevo material que regulaba sus movimientos. 

El cristal de zafiro, un material de gran dureza, solo superada por el diamante, dotan a los relojes Tissot de una resistencia extrema a los golpes, así como una buena legibilidad de la esfera y de las agujas, por su transparencia. Este cristal puede adoptar varias formas y, con ello, diversos diseños de las piezas, entre ellos, planos o cóncavos. Asimismo, Tissot se compromete a garantizar la procedencia de los diamantes de sus relojes y su calidad, en especial en lo relativo al color, a la pureza o al tamaño. 

Sus características más destacables

Para la fabricación de sus relojes, Tissot emplea oro de 18 quilates. Además, con el uso del nácar, no habrá dos relojes iguales, ya que este material procedente del fondo marino tiene un efecto irisado y colores opalescentes. La marca también emplea la cerámica, que  se muestra especialmente adecuada para los elementos externos del reloj, que deben soportar los arañazos y golpes cotidianos. Como la cerámica no se oxida con el paso del tiempo, el reloj nunca perderá su brillo. 

Otra de las características sobresalientes de la marca es que algunos de sus relojes incorporan un material denominado Super-LumiNova®. Este hace que elementos como las esferas y las agujas sean visibles en la oscuridad. Igualmente, recurre a la energía más verde para su emblemática colección T-Touch: Expert Solar y Connect Solar. Los relojes de cuarzo funcionan gracias a una pila pero, en este caso, la energía se obtiene de la luz natural o artificial.